QR16

davEl mimbre ilumina Zumarraga

Zumarraga trabajó, cultivó y almacenó mimbre. La primera fábrica de muebles de mimbre se estableció con Justo de Artiz, aprovechando las ventajas del ferrocarril. Sus muebles llegaron hasta media Europa y fueron premiados en la Exposición Internacional de Barcelona de 1888.

Aunque los documentos conservados en el archivo no señalan una actividad de alta transcendencia económica, el mimbre destaca en la memoria colectiva.
Muchos balnearios o servicios hosteleros fueron amueblados con muebles de Zumarraga.
Artiz regaló al rey Alfonso XIII muebles para su despacho.

La manufactura del mimbre pronto se extendió en Zumarraga

Unas 500 personas, la mayoría mujeres, en casa o en la fábrica, convertían el mimbre en canastas, cestos, costureros, sillas, paragüeros, mecedoras, mesas, chaises-longues, baúles, garitas de playa….

Las actividades relacionadas con el mimbre decayeron a partir de 1950 hasta desaparecer. Pero su existencia dejó tal huella que la Calle Piedad se conoce popularmente como la "cuesta de los cesteros".

Después de que Artiz introdujera la plantación de mimbre en el Goierri, fábricas y algunos particulares cultivaron mimbreras. La producción cubría las necesidades locales y el mimbre restante se exportaba.

De talleres de cesteros, en 1959 quedaban solo los talleres de Hijos de J.B. Busca (con 4 operarios), Justa Ormazabal Beristain y de Juan Urreta Lizarralde.
En el 1958 solo quedaban tres almacenistas de mimbre: Justa Ormazabal Beristain, Hijos de J.B. Busca y Rufino Mendizabal Elgarresta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>